Apnea del sueño: un problema con solución

    ¿Qué es la apnea del sueño?

    La palabra apnea viene del griego, ‘sin aliento’. Es una alteración tratable del sueño por la que la persona deja de respirar cientos de veces durante la noche. Es muy común y afecta a hombres, mujeres y niños, aunque a menudo no se diagnostica pese a las serias consecuencias que puede representar

    ¿Existen diferentes tipos de apnea?Sí. Existe la apnea obstructiva, central o mixta. Explicaremos la obstructiva, ya que es la más común. Lo que ocurre es que el tejido blando de la parte posterior de la garganta se colapsa, cerrando las vías aéreas de modo que la persona deja de respirar repetidamente durante la noche. El cerebro recibe una señal para alertar a la persona a que despierte y vuelva a respirar. A consecuencia de ello el sueño es fragmentado y de poca calidad.

    ¿Cómo puede alguien reconocer esta condición?

    Quien padece de apnea no tratada, a menudo no es consciente de que despierta durante la noche, pero si que se siente soñoliento durante el día. También lo podría notar, la persona que duerme a su lado si buscan aire durante la noche. Un ronquido sonoro con período de silencio es casi siempre síntoma de apnea.

    ¿Cuáles son las consecuencias de este trastorno?

    Múltiples y variadas, como tensión alta, aumento de peso, sentirse soñoliento durante el día o dormirse en momentos inapropiados. También dolores de cabeza matinales, problemas de memoria, necesidad de ir al baño durante la noche e impotencia. Los problemas del sueño pueden ser responsables de falta de concentración en el trabajo y de accidentes de coche.

    ¿Cuáles son los factores que predisponen a la persona a sufrir apnea?

    Exceso de peso, problemas familiares, tener el cuello muy largo, y anormalidades en las vías aéreas entre otros. En nuestra clínica este problema lo estamos solucionando con el novedoso corrector antirronquidos que es cómodo de usar, no es costoso y sin molestia alguna para el paciente. Concluyendo, los ronquidos son un problema cotidiano, que al solucionarlo lo agradece el paciente, la pareja y las personas que lo rodean.